Homenaje a Huesito Williams
(Vídeo "Viegésimo Aniversario")


Ficha de la versión 
Obra Homenaje a Huesito Williams
Versión

Vídeo "Viegésimo Aniversario"
Espectáculo

Luthierías
Fecha Domingo, 8 de noviembre de 1981
Duración 00:13:30

Marcos Mundstock: A continuación rendiremos homenaje, finalizando el presente recital, a un autor y compositor de música popular que permanecerá por siempre en el recuerdo y el afecto del público: nuestro inolvidable Huesito Williams. Huesito Williams nos ha dejado. Parece mentira que su sitio hoy permanezca vacío. Pero Huesito Williams no ha muerto, desde hoy él vive en el hotel Normandie de Miami, rodeado por el aprecio de los suyos y el cariño de las suyas. Huesito Williams nace un dieciocho de junio, hijo único del matrimonio formado por la humilde cajera de una tienda, y un empleado de la misma y el gerente de ventas... y el gerente de ventas fue quien lo apodó "Huesito". A los veinte años hizo conocer sus primeras canciones; la carencia de una formación musical académica no fue causa de una menor calidad en sus obras; dijo un crítico: "¿Entonces, cuál fue la causa?". Pero Huesito Williams ignoró críticas e ignoró afrentas, haciendo gala ya de una notable disposición para la ignorancia. Nada más merecido para un músico como Huesito Williams que la ejecución... de sus canciones. Escuchemos pues un breve fragmento de una canción de Huesito Williams. "Hueso" para su público; para sus amigos "Hue"; para los íntimos "Huuu".


CORO:
Shalalalá, shalalalá,
shalalalá, shalalalá,
qué lindo día, qué lindo sol,
tengo esperanza en al amor.

L'otro día caminando por la calle
vi a la gente odiar y luchar
y por eso en mi canto yo les digo:
lo mejor es no salir a caminar.

Marcos Mundstock: Huesito Williams compuso tres mil quinientas canciones. Sin embargo, su obra es de una gran coherencia; por ejemplo, utilizó la misma música en sesenta y cuatro de sus canciones, de las cuales a cuarenta y siete les puso la misma letra. En su creación sin desmayo de canciones para el pueblo, no dejó pasar un solo día: el día de la madre, el día del niño... y para no dejar desprovisto de su aporte a ningún momento del año, Huesito Williams grabó su ya célebre canción "Felicidades en el día menos pensado".Las creaciones de Huesito Williams abarcan todos los sentimientos humanos.

CORO:
Desde que te vi siento algo por ti
que siento por primera vez;
desde que te vi siento algo por ti,
algo que nunca imaginé,
y quiero que ahora lo sepas:
¡te odio! ¡te odio! ¡te odio!

Marcos Mundstock: Huesito Williams nos ha dejado, quedan otros. En su obra la cantidad no va en desmedro de la calidad, todo lo contrario: va en desmedro. Los que estuvimos cerca de él pensábamos que su inspiración jamás se agotaría, que no podría dejar de componer, y nos preguntábamos: ¿No podría dejar de componer? Un análisis profundo de los temas de Huesito Williams nos lleva de una primera sensación de desconcierto... a una segunda sensación de desconcierto.

Carlos Núñez Cortés: Dime si ella es mi chica
CORO: Sí, sí, sí
Carlos Núñez Cortés: Dime si ella es un sueño
CORO: No, no, no
Carlos Núñez Cortés: Dime si ella es mentira
CORO: No, no, no
Carlos Núñez Cortés: Dime si ella es mi amor
CORO: Sí, sí, sí
Carlos Núñez Cortés: Dime si ella es el "non plus ultra"
Carlos López Puccio: ¿Una qué?
Ernesto Acher: ¿Qué dijo?

Marcos Mundstock: Si tuviéramos que sintetizar en un concepto la obra de Huesito Williams diríamos que sus canciones reflejan la realidad cual un espejo, es decir, exactamente al revés. Y ahora, para finalizar este homenaje, escucharemos la que tal vez es su máxima creación: "El Teléfono del Amor". Y la escucharemos en su versión completa. Agradecemos para esta versión de "El Teléfono del Amor" la estelar participación de... ¡Neneco!

Daniel Rabinovich: Buenas noches, quisiera antes de nada, antes de todo, presentar a mis músicos: Carlos Núñez, te presento a Carlos López Puccio; Jorge Maronna, te presento a Ernesto Acher; López Puccio, te presento a Maronna; Acher, Núñez. Es la primera vez que tocan juntos.

Daniel Rabinovich: ¿Aló?, ¿Silvia? ¿dormías? discúlpame que llame a estas horas, chiquita, pero necesitaba decirte que...

Te amo, te amo,
disculpa todo lo ocurrido,
te amo, te amo,
ya no reñiremos más.
Te amo, baby, te amo,
perdóname lo necio que yo he sido,
es que te amo, te amo,
ahora estaremos unidos por siempre jamás.

No, no podía dormir,
el llanto nubla mis ojos,
deseo que confíes en mí
para toda la vida,
quiero que estemos siempre juntos,
amada mía.

Dime que tú también lo quieres así,
dímelo mi vida, dímelo ya,
dímelo... ¿aló? ¿aló? ¿aló, Silvia?, ¿aló?
Se durmió

Carlos Núñez Cortés: ¿Y cómo se durmió?
Daniel Rabinovich: No sé, yo estaba cantando tranquilamente y se ve que se quedó dormida. ¿Aló? Sí, te disculpo, olvídalo, no hay problema Roberto. No, devuélveme el dinero cuando quieras hermano, no lo preciso hermano, okey hermano, no, no es nada hermano, adiós hermano, chau.

Carlos Núñez Cortés: ¿Quién era?
Daniel Rabinovich: Mi primo. ¡Y yo la llamo! Dos, cinco, tres, veintiocho... ¡no está el veintiocho!
Carlos Núñez Cortés: ¡Ay Daniel!, ¡dos y ocho!
Daniel Rabinovich: Ah, sí, dos, ocho, seis, once... y no está el once tampoco.
Carlos Núñez Cortés: Eh..., seis y cinco.
Daniel Rabinovich: Seis, cinco, tres, siete, dos, dos, cuatro, tres, cinco, tres, llevo una. ¡Aló mi amor!

Quiero decirte que ya no reñiremos más,
ya nadie se interpondrá entre nosotros...

¿Eh? ah, disculpe señora ¿podría hablar con su hija, por favor? Disculpe la molestia señora, muchas gracias señora, muy amable señora, muy gentil señora, saludos a su señora... a su marido. ¿Aló? ¿Silvia?

Discúlpame, ya no reñiremos más...

Carlos Núñez Cortés: Aló, ¿quién habla? Seguro, ¿no?

Daniel Rabinovich: Aló, ¿Silvi?

Discúlpame, ya no reñiremos más
toda la culpa fue mía, no volverá a ocurrir,
no, no, seguro. Bueno, perdóname,
sí querida, sí querida,
sí querida, sí querida,
lo que yo te decía antes es que yo te aaam..
sí querida, sí querida, sí querida,
lo que te trataba de decir es que yo te aaamo, te aaaa...
¿Hola? ¿Aló? ¿Aló?... no, no, lo que pasa es que no oigo un... ¿Aló? ¿cómo dice señor?, cuelgue, señor, está la línea cruzada. Te aaaaamo, no señor, no se lo digo a usted, ¿podría colgar por favor? oiga no sea idiota, no, no te lo decía a ti, no seas idiota... ahora te lo decía a ti. No señor, no se lo digo a usted, te decía que ya no reñiremos más, imbécil, que ya nadie se interpondrá entre nosotros... ¡Cuelgue señor! que ahora vamos a estar mas cerca que nunca, ¡que ahora vamos... estoy gritando! ¡Aló!, aló, Silvia, aló, aló, ¡Silviaaaaaa!


Puedes ayudar a costear el hospedaje con una pequeña aportación en Bitcoins: [[address]]

Recibida la donación de [[value]] BTC. ¡Muchísimas gracias!
[[error]]
url: http://www.lesluthiers.org
e-mail: webmaster@lesluthiers.org